Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


Audición en el puesto de trabajo

Audición en el puesto de trabajo

Preservar la salud auditiva en el puesto de trabajo es uno de los retos a los que se enfrentan los departamentos de prevención de todas las empresas. Vivir expuestos al ruido tiene efectos negativos sobre la audición, pero también sobre la salud mental y física. Un ruido elevado de forma prolongada puede contribuir a que desarrollemos fatiga auditiva.

La fatiga auditiva en el trabajo consiste en una reducción temporal de la capacidad auditiva, de forma general. La reiteración de los episodios de fatiga puede contribuir a que esta pérdida sea permanente. Los acúfenos son una manifestación también de esta fatiga.

Y es que el ruido se acumula, tiene un efecto acumulativo que puede afectar al sistema nervioso además del auditivo.

Si el ruido se produce de forma prolongada en el lugar de trabajo, como en algunos puestos por sus características, puede ser peligroso para el trabajador y su salud auditiva. Existen trabajos como los de carpintería, en aeropuertos a pie de pista, construcción, basureros, etc que son más de riesgo.

El ruido en estos trabajo puede causar no sólo cansancio e irritabilidad sino que también puede alterar el sueño contribuyendo a una reducción en el rendimiento del trabajador y en su calidad. Los accidentes laborales en determinados trabajos tienen en este cansancio una de las principales causas.

Otros trabajos, aparentemente inofensivos para la salud auditiva, también pueden tener ruidos que afecten a la audición por la cantidad de horas a las que se está expuesto. Una oficina muy ruidosa, por ejemplo, puede ser también peligrosa para la salud auditiva. Si además esta oficina no tiene una buena acústica, el daño puede ser peor. Los ruidos del exterior también ayudan en estos casos, las obras en la calle, el tráfico...

Por ello el disconforme auditivo es una de las consecuencias del ruido, aunque no sea un trabajo especialmente peligroso para la audición. Este disconfort no lleva una pérdida auditiva asociada pero es una sensación molesta que afecta en la jornada de trabajo. Falta de concentración ,dolores de cabeza, etc. Un ejemplo puede ser, por ejemplo, una centralita de tele marketing.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
296 Visitas

Frío y dolor de oídos

Frío y dolor de oídos

Con la llegada del otoño los primeros fríos hacen acto de presencia. El frío y el dolor de oídos tienen una relación muy estrecha para muchas personas que con el viento otoñal hacen de ello un momento desagradable.

La audición no se ve afectada por este viento y el frío, no sufre alteraciones importantes. Es más, seguro que lo que no sabías es que es al entrar en lugares cerrados y cálidos tras estar en la calle con viento y frío es cuando se pueden provocar las molestias.

El dolor de oídos no es en sí por el frío, aunque tiene que ver. En el momento que llega el frío nuestro cuerpo se protege de forma automática. Con el fin de que el calor no se vaya los vasos sanguíneos que tenemos bajo la piel tienden a contraerse y, por ello, la piel en estos meses de otoño e invierno es más seca porque recibe menos oxígeno y nutrientes.

Los oídos no son ajenos a este hecho. Muchas personas tienen un número de vasos sanguíneos en los oídos mayor que otras, normalmente alrededor de los huesos que conforman el sistema auditivo. Por si no los recordáis: el martillo, yunque y estribo forman este conjunto de huesos y que son los encargados de transmitir las vibraciones que llegan desde el tímpano al oído interno.

Cuando hace frío fuera y estos vasos sanguíneos en la zona de los oídos se contraen deja de circular la sangre como lo hacían antes y por eso no llega al final de los vasos. Esta es una de las causas que pueden provocar el dolor de oídos. El dolor, como hemos comentado antes, es más intenso en aquellas personas que tienen más vasos en esa zona.

La protección de los oídos con bufandas, gorros y orejeras mantiene el calor y evita ese enfriamiento. Si mantenemos los oídos calientes no habrá contracción de vasos sanguíneos y cuando haya un cambio de temperatura porque pasemos al calor notarás menos este hecho.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
337 Visitas

El oído: una vía para relajarse o estresarse

El oído: una vía para relajarse o estresarse

Es uno de los sentidos más importantes de los cinco que tiene el ser humano. Estar en contacto con nuestro entorno, aprehender de él e incluso interactuar es lo que nos posibilitan. Incluido el oído.

A través del oído somos capaces de aprender a hablar. Es más, como hemos visto en otros post, los problemas de audición en los más pequeños significan una dificultad a la hora de aprender el lenguaje. Es por ello la importancia del diagnóstico precoz, algo en lo que también hemos incidido en varias de nuestras entradas en este blog.

La relación que establecemos con nuestro entorno es, en gran parte, al sentido del oído. No sólo por la comunicación que establecemos con los demás sino por el aprendizaje y las interacciones sociales. No sólo vemos en los niños esas dificultades para comunicarse con los demás cuando hay problemas de audición sino que también las personas mayores también las tienen a medida que la presbiacusia hace acto de presencia.

Como habéis visto en el título el oído es una vía para relajarse. Los sonidos que de alguna forma u otra nos resultan agradables generan bienestar emocional. Muchos de ellos son los denominados ruido blanco. Es un ruido con un sonido uniforme, constante y agradable al sentido del oído resultando un placer para quien lo escucha. Por ejemplo el sonido del mar o de las gotas de lluvia son algunos de ellos.

La música es terapéutica y ayuda para relajarse y crear entornos tranquilos y agradables.

Por otro lado está el estrés que provoca el ruido y que tiene en el oído una vía de entrada. Aquellas personas que viven en entornos muy ruidosos acaban teniendo, a la larga, pérdidas auditivas. Las células ciliadas se debilitan y se acaban perdiendo como consecuencia a una exposición continuada a estos ruidos de muchos decibelios.

Existen diversos estudios que relacionan el nivel de estrés con el nivel de ruido soportado. Demuestran que las personas sometidas a muchos decibelios generan un nivel de estrés mayor que quienes viven en entornos más tranquilos. Y es que el oído, igual que es una puerta para la relajación, también lo puede ser para el estrés.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
341 Visitas

El ruido en la vuelta al colegio

El ruido en la vuelta al colegio

Tras una época en la que los más pequeños están sometidos a un nivel de exposición a decibelios mayor como es el verano, los niños pasan más tiempo frente a la televisión o escuchando música, este mes de Septiembre es en el que retoman hábitos escolares y en el que además hay que prestar una especial atención al sistema auditivo.

Está demostrado que una buena audición facilita el aprendizaje y que el ruido es un elemento del que hay que huir en busca del mejor rendimiento académico.

Y es que los niños expuestos a ambientes de mucho ruido presentan menor desarrollo cognitivo y tienen una mayor dificultad para leer. Junto a esto, además, desarrollan una comprensión lectora peor que otros niños en ambientes menos ruidosos.

Los ruidos que los niños soportan en casa que vienen del exterior como el del tráfico, las obras y actividades industriales se juntan con los del interior del domicilio como el volumen de la tele, el ruido de los electrodomésticos, la actividad en casa o el de la vecindad.

Para que el escolar obtenga un buen rendimiento es clave que su lugar de estudio sea un sitio no sólo con buena iluminación y ventilación sino que tenga el menos número de decibelios posible.

El colegio en sí es ruidoso, ya no sólo por todo lo que se genera en el interior sino también porque si está ubicado en entornos urbanos el tráfico también actúa. Hay estudios que relacionan niños que asisten a colegios muy ruidosos con cambios en la personalidad, mostrándose más agresivos o fatigados.

Reducir el volumen de ruidos en casa en estos momentos en los que empieza el colegio puede ser una buena manera de comenzar con una rutina de salud auditiva correcta. ¡Y no olvidemos las revisiones!

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
378 Visitas

Los niños sordos, las mascarillas y el colegio

Los niños sordos, las mascarillas y el colegio

Hoy vamos a tratar el tema de las mascarillas y de cómo puede afectar al colectivo de los niños con pérdida de audición que se incorporan al colegio. Muchas asociaciones de personas sordas o con dispacadidad auditiva han avisado en los medios de comunicación el problema que les genera en la comunicación el uso de las mascarillas.

La comprensión de los mensajes en este tipo de colectivos de sordos se realiza a través de la lectura de labios. Con las mascarillas es imposible, salvo algún modelo ideado en otros países, poder establecer esa comunicación. Aún así esos modelos carecen de homologación por lo que no se consideran efectivas y ya hay peticiones al respecto para que puedan validar su uso en el colectivo que nos ocupa.

El uso de pantallas puede ser también un recurso para estas personas que necesitan de un contacto visual de los labios para entender el habla. En los alumnos así podrían ver los del profesos y sus expresiones mientras se explica la lección en clase.

Los alumnos que disponen de un audífono porque su problema auditivo no es tan grave además se pueden beneficiar de los sistemas FM que mejoran la calidad del sonido que llegan a los receptores, facilitando así tanto la audición como el aprendizaje.

 

No obstante hay niños con problemas auditivos aún no diagnosticados. Estos problemas son temporales algunos de ellos y de fácil solución. Puede ser un tapón de cera, una inflamación del oído por otitis, etc. Con los otros problemas anteriormente descritos sin embargo no hay posibilidad de echar marcha atrás y una persona sorda que viva en un mundo de mascarillas no transparentes puede afectar a su comprensión y al lenguaje.

La falta de atención suele ser la causa de un gran porcentaje del fracaso escolar. En ocasiones, esa falta de atención está motivada por problemas de audición. Cuando el alumno no logra escuchar todas las palabras de una frase, cuando el volumen al que oye los sonidos es muy bajo o cuando escucha ruidos, debe hacer un gran esfuerzo para poder comprender lo que escucha. Un esfuerzo que provoca problemas de concentración y un peor rendimiento.

Las revisiones auditivas son muy recomendables siempre, pero especialmente al inicio del curso escolar. Las revisiones auditivas son rápidas e indoloras y son la mejor manera de descartar cualquier problema de audición en los niños.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
796 Visitas