Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


Cómo mejorar los acúfenos con 3 simples ejercicios

Si eres de las personas que alguna vez has sufrido de zumbidos o pitidos en los oídos que se escuchan y no provienen del exterior, este es tu post. Sabemos que pueden llegar a ser muy molestos y hay circunstancias que pueden ayudar a su aparición.

Y es que las contracturas cervicales son una de las causas de aparición de estos molestos sonidos. También las tensiones musculares que se sufren en la zona maxilofacial ayudan a la aparición del tinnitus. Y es que estos músculos están cerca del oído y llegan a irradiar el dolor convirtiéndose en los molestos pitidos.

Existen tres ejercicios que pueden ayudar a mitigar los acúfenos de forma muy sencilla. Son tres ejercicios que se realizarán siempre sentados y si dispones de una pelota anti estrés o una pelota de masaje te va a ayudar aún más:

- Una vez sentado en la silla puedes poner la mano sobre la mandíbula y colocar el dedo pulgar sobre uno de sus costados, con el índice sobre el contrario. Abre la boca al máximo y presiona la mandíbula durante 120 segundos. Si los pitidos cambian o se intensifican no debes inquietarte siempre que sea un dolor soportable. Sigue haciendo varias repeticiones e irán remitiendo.

- Otra opción es masajear esa misma zona mandibular con la presión de la pelota antiestrés que os indicamos antes. Un movimiento en espiral sobre los puntos que notes más tensos. Movimientos circulares que podrán ayudarte mucho para que se rebaje la tensión y así relajar la tensión que llega al oído.

- Si te sientas sobre tus rodillas sobre una colchoneta o similar y dejas la espalda recta, a continuación dobla el brazo izquierdo para asegurarte que no muevas el hombro y estira la cabeza con la mano derecha hacia el lado opuesto. Relaja así el cuello tres minutos y luego cambia de lado.

Con estos ejercicios vas a notar mucha mejoría de los acúfenos y, en el caso de que persistan, acude al especialista. ¡Esperamos haberte ayudado!

 

Valora este artículo del blog:
Mantén tu salud auditiva en plena forma
Tengo diabetes, ¿puedo desarrollar pérdida auditiv...