Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


Ejercicios para mitigar los acúfenos o el tinnitus

 

Los acúfenos o zumbidos en los oídos son un síntoma frecuente en la población, se presenta entre un 70-75%, pero en la mayoría de los casos, no molesta (porque no se produce alteración en su procesamiento central) y no es necesario realizar ningún tratamiento específico.

Suele ser un sonido como un pitido, zumbido, ruido de red eléctrica, etc. Los más frecuentes suelen ser los de tono agudo. En los casos en los que molestan, pueden alterar el sueño y llegar a interferir con la concentración y realización de actividades cotidianas.En la medida en que los acúfenos afectan a la vida cotidiana y no se consigue un descanso adecuado, el paciente se encuentra más irritable y cada vez se afecta en mayor medida su calidad de vida.

A continuación te proponemos algunos ejercicios para tratar de eliminar este molesto zumbido: 

  1. Siéntate y pon una mano sobre la mandíbula. Deja tu dedo pulgar sobre uno de los costados de la mandíbula y el dedo índice sobre el contrario. Abre a tope la boca y después presiona la mandíbula durante dos minutos. Es posible que sientas que los pitidos cambien e incluso se intensifiquen, en un principio esto no debe de preocuparte si el dolor está dentro de un umbral aceptable
  2. Otro ejercicio a realizar será masajear la misma zona de la mandíbula presionando una pelota blanda anti estrés. Los movimientos han de dibujar una espiral en la mandíbula y si sientes que un punto en concreto tiene mayor tensión, detente ahí. Mueve la pelota en círculo alrededor de este punto. Así relajaras la tensión de dichas zonas y la tensión que posteriormente llega al oído se verá reducida.
  3. Último ejercicio: siéntate sobre tus rodillas en una esterilla con la espalda recta. Después dobla el brazo izquierdo para asegurarte de no mover el hombro y con la mano derecha estira la cabeza hacia otro lado. Siente como estiras el cuello y relajas tu musculatura durante tres minutos más o menos. Después ejecuta el mismo ejercicio hacia el lado contrario.

Esperamos que estos consejos te hayan servido. Como siempre, si no se retira, acude al especialista para un tratamiento más duradero.

Valora este artículo del blog:
¿Podemos perder audición por el estrés?
Cómo saber cuándo hay que cambiar de audífono