Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


El oído: una vía para relajarse o estresarse

Es uno de los sentidos más importantes de los cinco que tiene el ser humano. Estar en contacto con nuestro entorno, aprehender de él e incluso interactuar es lo que nos posibilitan. Incluido el oído.

A través del oído somos capaces de aprender a hablar. Es más, como hemos visto en otros post, los problemas de audición en los más pequeños significan una dificultad a la hora de aprender el lenguaje. Es por ello la importancia del diagnóstico precoz, algo en lo que también hemos incidido en varias de nuestras entradas en este blog.

La relación que establecemos con nuestro entorno es, en gran parte, al sentido del oído. No sólo por la comunicación que establecemos con los demás sino por el aprendizaje y las interacciones sociales. No sólo vemos en los niños esas dificultades para comunicarse con los demás cuando hay problemas de audición sino que también las personas mayores también las tienen a medida que la presbiacusia hace acto de presencia.

Como habéis visto en el título el oído es una vía para relajarse. Los sonidos que de alguna forma u otra nos resultan agradables generan bienestar emocional. Muchos de ellos son los denominados ruido blanco. Es un ruido con un sonido uniforme, constante y agradable al sentido del oído resultando un placer para quien lo escucha. Por ejemplo el sonido del mar o de las gotas de lluvia son algunos de ellos.

La música es terapéutica y ayuda para relajarse y crear entornos tranquilos y agradables.

Por otro lado está el estrés que provoca el ruido y que tiene en el oído una vía de entrada. Aquellas personas que viven en entornos muy ruidosos acaban teniendo, a la larga, pérdidas auditivas. Las células ciliadas se debilitan y se acaban perdiendo como consecuencia a una exposición continuada a estos ruidos de muchos decibelios.

Existen diversos estudios que relacionan el nivel de estrés con el nivel de ruido soportado. Demuestran que las personas sometidas a muchos decibelios generan un nivel de estrés mayor que quienes viven en entornos más tranquilos. Y es que el oído, igual que es una puerta para la relajación, también lo puede ser para el estrés.

Valora este artículo del blog:
El ruido en la vuelta al colegio
Frío y dolor de oídos



GEA Audiológia
23 Octubre 2020
Blog
Valora este artículo del blog:
GEA Audiológia
09 Octubre 2020
Blog
Valora este artículo del blog:
GEA Audiológia
02 Octubre 2020
Blog
Valora este artículo del blog: