Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


Cosas que ocurren cuando creemos que el audífono no funciona, pero sí lo hace

Cosas que ocurren cuando creemos que el audífono no funciona, pero sí lo hace

En algunas ocasiones, las personas que tienen problemas de audición y utilizan audífonos se encuentran con ciertos inconvenientes en el funcionamiento de su prótesis auditiva.

Normalmente son problemas sencillos que tienen fácil solución, pero es necesario saber detectar de dónde provienen. 

Uno de ellos ocurre cuando de repente se deja de escuchar a través del audífono. Lo más normal es que tenga que ver con la pila ya que o bien se ha agotado la batería o no está bien colocada. Es conveniente revisar y hacer pruebas para sustituir si es necesario.

También a veces el usuario cree que el audífono está estropeado o que le falla la batería porque o no se escucha nada o se escucha muy bajo. Suele ocurrir que el control de volumen esté en el mínimo o se haya desplazado.

En los modelos más antiguos de audífonos existe una posición denominada ‘T’ por la que se escucha a través de la telebobina. Si el usuario no se da cuenta y  está marcada esa posición en el audífono es probable que detecte que el audífono no funciona correctamente. 

Cuando no se escucha nada a través del audífono hay una opción más de que se trate de un error y no una avería. Algunos dispositivos tienen un programa o un botón llamado conmutador. Hay casos en los que puede que el audífono esté en el programa erróneo o en el llamado ‘modo silencio’, por eso no se escucha.

El mantenimiento del audífono es esencial puesto que si no es el correcto el molde puede obstruirse o taponarse con cerumen. Es por ello la recomendación de la limpieza periódica del dispositivo, al menos una vez al mes.

Hay ocasiones en las que el sonido no se percibe correctamente porque el audífono tiene la manguera torcida, aplastada o taponada. Así el sonido no llega de forma nítida y se puede detectar de forma sencilla.

Por último, las gotas de condensación que se producen en la misma manguera del audífono por el sudor, la lluvia o porque se moje de manera accidental hace que el sonido llegue con claridad. Si el usuario retira la manguera del codo del audífono y sopla a través del conducto se suelen sacar las gotas y, si no, el deshumidificador de audífonos es una gran ayuda.

Si el audífono sigue sin funcionar y no obedece a ninguno de estos problemas, recomendamos la visita al audioprotesista con el fin de detectar si el error está en el chip o en otro componente que requiera de intervención.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
526 Visitas