Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


La pérdida de audición y su efecto en algunas personas mayores

La pérdida de audición y su efecto en algunas personas mayores

El déficit auditivo incide directamente en la calidad de vida y en el bienestar de las personas mayores, algo que hace que incremente su dependencia al reducirse las habilidades que desarrolla en su día a día.

Este tipo de pérdidas, si no se tratan y se pone remedio siempre y cuando el audífono lo corrija, puede producir también ciertas afectaciones a nivel psicológico y social. En algunos casos se ha observado aislamiento, falta de comunicación, soledad, etc.

Como ya hemos comentado en otras entradas, un 25% de las personas entre 65 y 75 años tiene pérdidas de audición. Y en el caso de los mayores de 75 ese porcentaje se duplica, siendo la mitad de las personas mayores las que han perdido audición.

Vamos a ver de qué manera puede afectar la pérdida de audición a este colectivo de la tercera edad, a través de distintas variables.

A nivel cognitivo el deterioro de la audición también puede suponer un cierto deterioro de deterioro cerebral. Hay estudios que avalan esta teoría, con pérdidas de memoria, falta de atención y problemas de pensamiento, etc. La actividad de nuestro cerebro se ve disminuida cuando se reduce la capacidad de audición.

A nivel emocional los déficits auditivos pueden hacer que los mayores sean más rígidos en sus pensamientos y se agudicen más los rasgos de personalidad, haciendo que sean más vehementes u obstinados. En otros casos, existe un sentimiento de culpa que pueden convertir a las personas en más introvertidas o desconfiadas y las cuesta expresar más sus emociones.

La prevención es importante no sólo cuando se es pequeño sino también a estas edades. Una detección precoz del problema de pérdida de audición y la solución mediante audífonos que corrijan el problema va a servir para evitar que los síntomas cognitivos y emocionales se presenten antes de tiempo. También el apoyo familiar y social resulta decisivo a la hora de mejorar la funcionalidad de las emociones y promover la autonomía de los mayores.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
200 Visitas

Cuatro de cada diez personas de la tercera edad tiene problemas de audición

Cuatro de cada diez personas de la tercera edad tiene problemas de audición

Cuatro de cada diez personas mayores de 65 años tienen problemas de audición de diversa índole.

Los dos principales problemas por los que se pierde audición a partir de los 65 años son la presbiacusia y la hipoacusia, que suponen el 62% de los casos pérdida de audición más repetidos.

La hipoacusia es el déficit funcional que ocurre cuando un sujeto pierde capacidad auditiva en mayor o menor grado. La hipoacusia puede  ser de tipo conductivo, que es cuando las ondas sonoras no pasan al oído interno por algún motivo, de tipo neurosensorial, cuando afecta al nervio auditivo o las células ciliadas del oído interno o bien ser una combinación de ambos tipos que es lo que se denomina una pérdida de audición mixta.

Un tipo de hipoacusia es la presbiacusia o pérdida de la audición asociada al envejecimiento. Esta misma se empieza a producir a los 50 años, entrando en una fase más avanzada entre los 65 y 75 años.

Algunos de los síntomas que delatan esta pérdida de audición es la dificultad para poder seguir y entender conversaciones, la dificultad también que existe a la hora de escuchar timbres o llamadas y tener que subir el volumen de la televisión de forma reiterada porque no se escucha correctamente.

En España 450.000 personas utilizan audífonos para paliar este tipo de deficiencias auditivas. De todos ellos, el 75% sirven para corregir problemas de presbiacusia y un 25% problemas de hipoacusia.

Madrid, Barcelona y Andalucía acaparan la mayoría de los casos de hipoacusia a nivel nacional y por ello son las comunidades que más audífonos venden.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
170 Visitas