900 840 079

TELÉFONO GRATUITO

gea@gea-audifonos.com

El 80% de los problemas auditivos en niños están presentes en el momento del nacimiento

Post de a Abr 6, 2017 en Noticias |

Según datos recogidos por el Grupo GEA, el 80% de los problemas auditivos en niños están presentes en el momento del nacimiento.

La población con problemas de audición en nuestro país se cifra en más de un millón de personas, de los cuales el 10% pertenece al colectivo de niños entre 0 y 8 años.

Las causas de los problemas auditivos en niños tan pequeños vienen derivadas en su mayoría en el momento del nacimiento. Existen factores hereditarios, pero también algunas complicaciones en el embarazo puede dar lugar a que el bebé nazca con problemas de audición.

Los especialistas del Grupo GEA, indican que ingerir medicamentos ototóxicos durante el embarazo o contraer la toxoplasmosis son algunos de los condicionantes que pueden afectar a la audición del bebé. En el momento del parto, situaciones de sufrimiento fetal o uno prematuro incrementan el riesgo de predisposición a problemas auditivos.

Durante la etapa infantil, algunas patologías como las otitis, sarampión o paperas pueden afectar a la audición y también conviene vigilar la medicación.

En el caso de las sorderas profundas o severas en niños, cuatro de cada diez son candidatas al implante coclear.

La importancia del diagnóstico precoz

Las recomendaciones de los especialistas marcan realizar la prueba del cribado auditivo a los niños recién nacidos debido a la importancia de la rapidez en el diagnóstico. Es algo muy sencillo y nada molesto para el bebé, se le practica cuando está tranquilo o durmiendo. La pauta marca que debe llevarse acabo en el primer mes de vida.

La prueba con otoemisiones acústicas sirve para evaluar cómo responde el bebé a los estímulos auditivos. Se realiza con un dispositivo que emite un sonido con cierto eco que se analiza para ver si la respuesta a la prueba es positiva o negativa.

El Grupo GEA informa que diagnosticar de forma precoz la hipoacusia es clave para iniciar los tratamientos antes de los seis meses, considerándose clave para que el niño se desarrolle con la mayor normalidad posible y evitando alteraciones en el lenguaje.

Este diagnóstico precoz debe hacerse ante las sospechas de nacimientos de riesgo y casos hereditarios. Detectar el problema rápido y a tiempo es fundamental para una correcta rehabilitación

Compartir la entrada de GEA audífonos