Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


¿Por qué es bueno utilizar tapones para el agua?

El cuidado de los oídos en verano, con los baños, es esencial para evitar problemas auditivos que se derivan de un número mayor de horas en el agua y del baño en aguas que desconocemos el estado a priori.

Las razones por las que proteger los oídos en el agua son varias, y es porque existen enfermedades y problemas en el oído externo ligadas al contacto con el agua. Los principales problemas que vamos a encontrar en este sentido son:

- La otitis suelen aparecer por la aparición de bacterias u hongos y es una infección de oído. Puede ser por una simple herida que se infecta, pero la acumulación de agua en los oídos provoca una humedad que es el entorno más apto para la aparición de hongos. Durante la infancia es cuando más suelen aparecer las otitis del bañista.

- En menor medida, las otitis pueden aparecer en el oído interno. Suele ocurrir cuando apenas hay ventilación en el oído o cuando hay líquido en la zona. El oído medio es la zona que está entre el tímpano y la cóclea. Una otitis de mayor gravedad o recurrente puede terminar con una perforación timpánica por la presión que la inflamación ejerce sobre él. Es ahí cuando la protección con tapones debe ser máxima para que el agua no entre en esa rotura y genere otitis crónica.

- Tener un contacto con el agua muy muy frecuente puede llevar a problemas en el crecimiento óseo en el oído y es lo que se llama exóstosis. Suele ocurrir en nadadores, surfistas y gente que tiene un contacto con el agua habitual pero también es verdad que aunque es una dolencia benigna puede tener problemas a largo plazo, taponando el conducto auditivo.

Para solucionar estos problemas existen tapones de muy diversos tipos. Primero, los de silicona estandarizados que son semirígidos y no permiten que se amolden al oído de forma total. Eso sí, hay diferentes tallas para encontrar el que mejor se adapte. Son reutilizabas y lavables. En segundo lugar están los que se conocen como tapones moldeables, que suelen ser de cera. Es una masa que se introduce en el oído y que se expande en el interior para adaptarse a la forma del canal. No son duraderos a muy largo plazo porque acaban perdiendo el molde. Por último los tapones a medida se fabrican con un molde exacto del oído por lo que la silicona de la que están hechos al ser semibanda completa una adaptación perfecta e indeformable. Siempre mantienen su forma.

Un consejo más: no es recomendable utilizar tapones de espuma para evitar el ruido en el agua. Primero porque están pensados para tapar el ruido y segundo porque no consiguen evitar la entrada de agua correctamente y pierden su adaptabilidad.

Valora este artículo del blog:
¿Cómo puedo saber si mis hijos pequeños tienen pér...
Las cuatro cosas que te convencerán para acudir a ...