Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


La protección de los audífonos en verano

La protección de los audífonos en verano

Al igual que otros dispositivos electrónicos los audífonos son vulnerables a determinados agentes externos que pueden dañarlos. El verano es una época en la que suelen darse averías debido a tres factores estacionales fundamentales. 

Cerca de 320.000 personas utilizan audífonos en España para paliar problemas relacionados con la pérdida de audición. Según cálculos, aproximadamente cerca del 8% tienen que someterse a ajustes y arreglos durante y tras el período estival.

Existe una lista con los tres enemigos principales que tienen estos dispositivos durante el verano. Y es que estos agentes externos que, durante el verano, perjudican y dañan los dispositivos es reducida pero nociva:

El agua, el sol y la arena son los responsables de la mayor parte de las averías que se producen. La arena obstruye los conductos y el calor y la humedad estropean partes del chip interno, ya que la mayoría de los dispositivos no son impermeables.

Aproximadamente la mitad de las averías las produce el agua o la condensación, el resto se reparten entre las causadas por la arena y el calor. 

Existen casos de averías irreparables que implica la sustitución automática del dispositivo, algo que supone un desembolso importante para los afectados y se convierte en un problema real.

Entre las recomendaciones que sugerimos destaca la labor preventiva de alejar los audífonos de las fuentes externas causantes de dichas averías. Protegerlos del impacto directo del sol resguardándolos o evitando llevarlos a playas y a piscinas, resguardarlos de la arena y de la humedad en caso de llevarlos con una funda impermeable. Pero en general recomiendan utilizarlos sólo cuando sea estrictamente necesario con el fin de evitar lugares ‘peligrosos’ para su integridad.

Por último es necesario realizar una revisión después de los meses de verano con el fin de detectar posibles necesidades de limpieza y secado de los audífonos de una forma más profesional. Por ello se recomienda concertar una cita en los días posteriores a la llegada de vacaciones.

¡Esperamos que te haya resultado útil!

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
31 Visitas

Las otitis en verano

Las otitis en verano

Uno de los problemas más habituales durante el verano, especialmente en los niños, son las horas que nos pasamos en el agua. Ya sea en la piscina, en el mar, en un río o en un lago el hecho de refrescarse con un baño largo puede poner en peligro la salud auditiva si las aguas en las que nos bañamos están contaminadas.

Hemos comenzado haciendo especial hincapié en los niños, y es que este colectivo es más sensible a las otitis que la población adulta. También los nadadores, submarinistas y personas que pasan un tiempo mayor que el resto de las personas en el agua tienen un mayor riesgo.

El motivo de las otitis de verano por el agua es porque en algunas piscinas los hongos y bacterias hacen acto de presencia por dos elementos fundamentales: el calor y el agua ayudan a que surjan estos dos enemigos de la salud.

Cuando el agua no se elimina del todo y se queda en el oído puede provocar una inflamación en el conducto auditivo externo. Esto es lo que se conoce como otitis del nadador. Hay que incidir en que si ese agua contiene hongo o bacteria es cuando se produce este problema. A veces se queda algo de agua en el oído y tardamos algunas horas en eliminarlo pero si el agua está 'sana' no debería haber problema en el oído.

Las otitis dan la sensación de tener el oído taponado, además del reconocido dolor que le acompaña. La mejor manera de prevenirla es evitar los baños de mucho tiempo en la piscina o lugar de baño, utilizar tapones de silicona para los oídos y, sobre todo, si eres de los que tiene problemas auditivos, con mucha más razón ese uso de tapones.

Aunque el verano es propenso a otros problemas característicos como las conjuntivitis por cloro, la cistitis por el agua fría y un exceso de humedad en el bañador en niños o los golpes de calor son otros añadidos.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
42 Visitas

Cinco claves para cuidar la audición

Cinco claves para cuidar la audición

Hoy os traemos algunos consejos para cuidar de vuestra audición. Durante toda nuestra vida vamos conociendo nuestra capacidad auditiva y qué tenemos que hacer para cuidar de nuestra salud en general y del oído en particular.

Aquí pretendemos, tras analizar los consejos de varios especialistas, daros unas pautas para cuidar la audición de una forma eficaz y eficiente con el fin de que mantengamos nuestros oídos lo más sanos posibles.

En primer lugar la limpieza de los oídos es algo esencial. Es cierto que se limpia solo y que la cera otorga el equilibrio ente protección y la propia función de equilibrio. A pesar de ello la rutina de limpieza auditiva debe alejarse de los bastoncillos y de un exceso de limpieza. Tras la ducha, con un poco de agua y jabón con un secado de toalla es más que suficiente.

Otra de las cosas que debemos hacer para cuidar la audición es vigilar la alimentación. Una alimentación saludable nos va a evitar problemas como la diabetes, que tiene estrecha relación con la audición. Ingerir omega 3, frutas y verduras en las cantidades recomendadas va a prolongar la vida útil de nuestros oídos y prevenir frente a otros problemas.

Cuidar del ruido y del volumen de los auriculares es esencial, pero también lo es alejarse de fuentes de ruido muy elevadas (mayores de 65 dB). Si convives con un trabajo ruidoso, utiliza medidas de prevención y si vas a acudir a bares o conciertos evita estar cerca de los altavoces. Todas estas cosas ayudan y previenen contra traumas acústicos y reducción de la capacidad auditiva.

Nunca compres un amplificador por internet, ni un audífono porque te lo venden como amplificador. Lo que debes hacer ante la pérdida auditiva es acudir al profesional especializado para recetarte la mejor medida posible para tus oídos. Y un audífono es esencial que lo valore un especialista y lo trabaje un audioprotesista.

Finalmente, como quinta clave, si eres usuario de audífonos lleva al día la carga de pilas o si es recargable utiliza el enchufe por la noche. Si las pilas están bajas de capacidad vas a escuchar peor, al igual que un audífono poco cargado. Debes tener presente llevar siempre contigo un par de pilas de repuesto o haberte asegurado la carga del recargable antes de utilizarlo.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
44 Visitas

El ruido y los jóvenes, ¿se adelanta la presbiacusia?

El ruido y los jóvenes, ¿se adelanta la presbiacusia?

Los malos hábitos actuales de una buena parte de los jóvenes en cuanto a salud auditiva se refiere serán los causantes de sus problemas de audición en el futuro. Según la OMS, la mitad de los jóvenes hasta los 30 años están expuestos de forma habitual a niveles de ruido que afectan a su audición.

La mayor parte de estas malas prácticas se deben al uso prolongado de auriculares a volumen muy elevado, además de someterse de forma frecuente a fuertes ruidos ambientales especialmente los de discotecas, bares o conciertos, entre otros.

Los especialistas  determinan la peligrosidad de estar sometidos a ruidos por encima de los 85 decibelios de forma prolongada al menos durante ocho horas. Nos encontramos con picos de 100 decibelios en alguno de los ejemplos anteriormente citados y la exposición a éstos no debe superar los 15 minutos para que no resulten perjudiciales.

Hay que tener en cuenta que el uso continuado de los mp3, mp4 y dispositivos afines a través de los auriculares alcanzan un volumen máximo de 105 decibelios por lo que sufren de forma habitual un impacto negativo en la audición.

Hay señales o avisos por los que los jóvenes perciben que su audición puede tener problemas, y son los cambios de forma temporal en el umbral de la audición o pequeñas pérdidas de la misma durante un corto período de tiempo.

A pesar de las advertencias de muchos dispositivos cuando sobrepasan el umbral del riesgo de daño para la audición, la mayor parte de los jóvenes de entre 14 a 25 años (un 70%) omite el aviso mientras que algo más de dos tercios de los mayores de 25 y menores de 35 años rectifican y bajan el volumen (el 67%).

En los casos más extremos en los que el ruido dañe de forma prematura y permanente la audición de los jóvenes, el uso del audífono se adelanta diez años respecto a la fecha habitual de uso en condiciones normales por deterioro asociado a la edad (presbiacusia).

Es importante resaltar que existe un daño al subsistema específico del sistema auditivo que nos permite escuchar en entornos ruidosos, concretamente en las fibras de los nervios auditivos. Este es un tipo de pérdida de audición descubierta recientemente y aunque no mina la capacidad auditiva para conversaciones específicas y sonidos individuales, sí que se aprecia en esa pérdida de audición oculta en los entornos mencionados anteriormente.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
42 Visitas

Cómo eliminar correctamente el agua de los oídos

Cómo eliminar correctamente el agua de los oídos

Una de las cosas con las que tenemos que tener cuidado es con la eliminación de agua de los oídos. Hay veces que al día siguiente de un baño o un chapuzón notamos que algo en los oídos no va bien.

Se debe quitar el agua del oído antes de los primeros síntomas. Al principio, cuando entra agua en el oído, es probable que no se note nada. Pero después y con el paso del tiempo pueden aparecer problemas en la audición y también ser un foco inefectivo que puede provocar diversos síntomas.

No es recomendable utilizar bastoncillos puesto que empujan la cera hacia dentro, al igual que la suciedad. Se puede irritar y ser un añadido para provocar infección de oído. Tampoco se recomienda introducir los dedos u objetos que puedan dañar el canal auditivo.

Vamos a darte algunas pautas para destaponar de agua los oídos:

- Ladear un poco la cabeza es algo útil, mientras a la vez golpeas ligeramente la nuca o el otro oído con el fin de que el agua baje. Saltar con la cabeza ladeada también ayuda a que con la presión que ejerzamos salga el agua.

- Presionar un poco el oído haciendo como 'desatascador' con la palma de la mano también es efectivo. Con el vacío que se crea el agua saldrá por el conducto. Nota importante: no apretar demasiado. Hacer esa presión ligera y en intervalos.

- Utilizar un secador de mano. Con el calor se evapora el agua pero siempre hay que hacerlo a la mínima potencia y a distancia con el fin de evitar otros problemas como quemaduras. Unos minutos después el viento habrá expulsado el agua o la habrá secado.

- Finalmente recostarse de un lado. Siempre del lado del oído afectado porque así la gravedad hará que el agua caiga. Colocando recto el conducto auditivo el agua bajará de forma natural.

Esperamos que estos consejos te sirvan para los chapuzones del verano que está a punto de comenzar.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
107 Visitas