Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


Tengo la oreja roja, ¿qué me ocurre?

Tengo la oreja roja, ¿qué me ocurre?

Hay muchas causas por las que las orejas se enrojecen. Normalmente todas ellas tienen una explicación concreta y es, además, sencilla. Suele ir aparejada de calor, molestia y picores en algunos casos. Vamos a ver porqué ocurres esto.

La acumulación de sangre en los vasos capilares de las orejas era el origen de lo que se conocía como el síndrome de la oreja roja. No se sabían exactamente sus causas concretas pero puede tener que ver con la práctica deportiva, tocarse de forma recuerrente la oreja, los cambios de temperatura, etc. Los síntomas que acompañan este síndrome son muy livianos, y son los que hemos descrito anteriormente: enrojecimiento, picor, algo de inflamación, dolor.... Pero no hay que preocuparse porque aunque pueda darse en una o en las dos orejas, estos síntomas suelen desaparecer a los pocos minutos o algunas horas.

También en ocasiones sentimos la oreja, además de enrojecida, con un calor anormal. El aumento de flujo sanguíneo a la zona es lo que lo causa, al igual que pasa cuando se enrojecen las mejillas. Puede producir este hecho lo siguiente:

-Alergias

-Infecciones de oído

- Un golpe

- Quemaduras solares

- Desequilibrio hormonal

- Estrés y/o ansiedad

- Cambios bruscos de temperatura

- Emociones intensas: ira, vergüenza, concentración máxima

Para poder solucionar estos problemas, hay que visitar al médico si procede hacerlo y si es algo que no tiene que ver con alergias o infamaciones por infección auditiva se pueden aplicar remedios locales como la aplicación de frío o alguna crema hidratante en el caso de quemaduras. No obstante, ante cualquier duda, visita al especialista.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
46 Visitas

Pérdida de audición por diabetes, ¿es un riesgo real?

Pérdida de audición por diabetes, ¿es un riesgo real?

La diabetes es una enfermedad crónica en la que los niveles de azúcar en sangre muestran datos muy altos. Lo que tratamos de establecer aquí y de aclarar es si las personas diabéticas pueden perder audición debido a la enfermedad.

Tras muchos estudios, se ha demostrado que una persona con diabetes tiene el doble de probabilidades de sufrir pérdida de audición respecto a las personas que no la tienen. Las razones por las que estos estudios sugieren tal cosas son bien claras: un exceso de azúcar en sangre genera una propensión a que los vasos sanguíneos del oído interno se dañen. Se han encontrado lesiones en diferentes lugares del sistema auditivo, pero sobre todo son la cóclea y el nervio auditivo donde se producen, según estos estudios.

Estas lesiones muestran un patrón claro, diferentes a los que se producen en la pérdida auditiva asociada a la edad como la presbiacusia.

Lo normal es que a los diabéticos se les realicen pruebas de audición de forma recurrente. Por un lado una audiometría que es la que mide el verdadero nivel de audición por vía aérea mediante auriculares y otra opción es que se haga por el hueso con un objeto que vibra y se coloca tras ella.

También revisar los tímpanos mediante una timpanometría ayuda en este menester porque es una prueba que complementa a la audiometría y sirve para diagnosticar el estado en el que se encuentra el tímpano pero también el oído medio y la cadena de los huesecillos. Se introduce una sonda.

Para prevenir este deterioro en la audición por diabetes  es necesario un diagnóstico temprano de la enfermedad con el fin de evaluar el sentido del oído cada cierto tiempo. Las audiometrías tonales ayudan para determinar también posibles daños tempranos en la audición. La prevención es esencial para esta enfermedad y, para los oídos, con mucha más razón si se quiere evitar cualquier tipo de complicación auditiva.

 

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
77 Visitas

Cambiar de filtro anticerumen al audífono

Cambiar de filtro anticerumen al audífono

Mantener correctamente tus audífonos es la mejor forma de asegurarse su buen funcionamiento y de alargar su vida útil. El audioprotesista a través de las revisiones periódicas puede contribuir a este mantenimiento pero tú también puedes hacer pequeñas cosas para que llegue en las mejores condiciones. Cuidar bien los audífonos, limpiarlos de forma regular y por supuesto que el audiógolo cambie los filtros anti cerúmenes antes de que tengas que hacerlo tú mismo.

Particularidades en algunos audífonos: en los intrauriculares y en los RIC, el auricular del audífono se sitúa en el interior del conducto auditivo. En ese conducto se genera de forma natural el cerumen, digamos que se auto limpia. El cerumen es un líquido que sirve para proteger el oído. Como hemos comentado es muy beneficioso para la salud pero también es uno de los principales enemigos del audífono ya que puede meterse en el auricular. Por eso los fabricantes idearon unos pequeños filtros para evitar que esto suceda y que así no se estropeen. Actúan como una barrera natural

No todos los filtros son iguales. Los hay de varios tipos:

Los denominados estándar. Existen filtros genéricos. Esto no significa que se puedan usar en todos los audífonos sino que los usan diferentes fabricantes en distintos modelos de su elección.

Los que tienen un diseño individual y propio para modelos concretos de audífono. Marcas como Phonak ya lo están empleando.

Consulta con tu audiólogo qué tipo de filtro anti cerumen lleva el audífono que tienes. Es importante que los vayas cambiando de forma asidua porque la acumulación de cerumen los tapona y hace que pierdas calidad en el sonido llegando de forma deficiente.

Lo normal es que el filtro se cambie cada dos meses pero también depende de cada persona y de la cantidad de cerumen que genere. También hay personas que aunque expulsen muchos cerumen el tipo de audífono que llevan airea mucho más el canal auditivo y permiten su expulsión de forma más despejada. También hay personas que apuestas por utilizar productos anti cerumen para poder limpiar de forma más habitual el conducto auditivo.

Es mejor entonces que veas cuál es tu caso para determinar cuándo cambiar el filtro de tu audífono. En cualquier caso cuando notes un descenso elevado del volumen o creas que no llega el sonido, presta atención a esta señal para revisarlo.

 

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
82 Visitas

Las marcas de los audífonos de la Guía del Audífono

Las marcas de los audífonos de la Guía del Audífono

Uno de los ítems de búsqueda que dispone la guía del audífono es el de la búsqueda por marcas. La posibilidad de seleccionar la localidad y buscar qué marca de audífonos está presente en los centros auditivos de esa localidad es un aliciente para todos aquellos que conocen algo el sector de los audífonos y saben cuáles son las marcas más potentes.

Como ya hemos venido repitiendo en más de una ocasión, la Guía del Audífono la forman profesionales de larga trayectoria dentro del sector de la audiología y por eso todas las marcas que en él están son líderes dentro del segmento de los audífonos para las personas con pérdida auditiva.

El listado es amplio, y los centros que se encuentran en la Guía disponen de dichas marcas. No todas, porque no en todos es posible, pero para eso está el filtro dentro del buscador. Lo esencial es que la persona que entre a buscar por marca la encuentre en el centro más cercano a su domicilio.

La relación de marcas son: Signia, Phonak, Oticon, ReSound, Widex, Starkey, Unitron, Bernafon, Beltone, Hansaton, Interton, Audio Service, Philips, Rexton Y Danavox.

Es posible que quizá la persona que realice la búsqueda haya podido ver algún dispositivo en alguna noticia o bien tener el feedback de alguien cercano con pérdida auditiva. De esta forma se facilita esa búsqueda para que el centro de referencia sea el que le atienda con una petición concreta.

Esperamos que esta búsqueda anime a muchas personas a encontrar el mejor audífono en el mejor centro y más cercano a su casa.

 

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
111 Visitas

¿Tengo una lesión en el oído?

¿Tengo una lesión en el oído?

Tener un problema en el oído tiene una sintomatología desigual, con síntomas muy diversos. Podemos experimentar algún mareo o sensación de vértigo y confundirlo con problemas del organismo diferentes a los del oído. Es fundamental para ello reconocer a tiempo cuándo podemos tener una lesión interna en el oído.

Lo más común es identificar los síntomas asociados a lesiones de oído, que son varios y diversos. Van desde los pitidos o acúfenos, pasando por los mareos o vértigos a secreciones diversas de líquido, pus o incluso sangre. También la pérdida auditiva repentina obedece a una lesión de este tipo, no así las que son graduales y que obedecen a otro tipo de causas.

Las lesiones que se asocian al oído interno pueden ir desde un Síndrome de Méniere a una neuritis vestibular, tubaritis o bien una perforación del tímpano. En el primero de los casos asistimos aun trastorno que se produce en el oído interno que no tiene causas conocidas. En el caso de la neuritis es una inflamación del nervio vestibular que provoca todo tipo de mareos y vértigos. Con la tubaritis estamos asistiendo a la inflamación de la trompa de Eustaquio que es la encargada de aliviar la presión en el oído. Finalmente, las perforaciones de tímpano parece que no pero suelen ser más frecuentes de lo que nos podemos pensar. Un impacto brusco, sucesión continua de infecciones de oído...todo ello puede causarlo.

Lo normal es acudir al otorrinolaringólogo lo antes posible con el fin de que diagnostique y ofrezca el tratamiento más adecuado para la lesión.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
120 Visitas