Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


Tres partes importantes dentro de tu audífono

Tres partes importantes dentro de tu audífono

Hoy vamos a tratar un tema que nunca está de más para que conozcáis mejor vuestros audífonos. Se tratan de partes del mismo que no tienen a priori la misma importancia para vosotros pero que lo son para el funcionamiento del audífono y así hay que darlas el valor y la importancia que tienen. Poco se habla del compartimento de la batería, del control de volumen o del tubo conector, pero son esenciales para el correcto funcionamiento del audífono. Si alguna de ellas se rompe, el audífono deja de funcionar correctamente.

El compartimento de la batería normalmente se encuentra cerca del botón de encendido o de apagado del dispositivo. En él se encuentra la pila del audífono y si se rompe la tapa o hay algún problema de conexión interno dentro de este compartimento el audífono no podría funcionar. Si la batería es recargable, hay menos problema pero requiere una recarga nocturna para que funcione.

El control de volumen es otra de esas partes imprescindibles si queremos oir bien con nuestros audífonos. Gracias a él se puede controlar la intensidad con la que se perciben los sonidos captados por el micrófono. Una avería en el control de volumen como podréis entender es una pérdida inmediata de la percepción de estos sonidos en intensidad.

Finalmente el tubo conector es ese tubito muy fino de plástico que tiene la misión de transmitir esos sonidos que se reciben amplificados al molde o auricular receptor. Es una pieza que debe sustituirse con el tiempo porque al estar hecho de plástico puede deteriorarse con el paso de los meses. Según el tipo de audífono este tubo nos lo encontraremos en una u otra parte del mismo.

Esperamos haberos ayudado a entender que además del chip, del molde y de otras partes de mayor importancia del audífono para muchos, existen estas otras partes a las que debemos prestar la atención debida porque sin ellas no funcionaría correctamente el dispositivo.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
95 Visitas

Porqué no debemos confundir un amplificador y un audífono

Porqué no debemos confundir un amplificador y un audífono

Hay ocasiones en las que cuando se pierde la audición las personas tienden a poner un remedio que en todas las ocasiones no es eficaz sino perjudicial. Conocen lo que es la sordera y el acceso a internet les ayuda a tener información de todo tipo, sin filtrar y sin tener en cuenta cuál es la mejor.

El hecho de estar cansados de la situación de perder audición, que lo noten a la hora de no entender ciertas conversaciones, de subir demasiado el volumen de la tele o de no poder escuchar ciertas melodías con nitidez hace que busquen remedio y soluciones en lugares a los que no se debe acceder.

¿Cómo es posible que haya audífonos que cuesten 100 o 200 euros cuando a ti te habían dicho que eran más caros? Muy sencillo, porque no son audífonos sino amplificadores de sonido que puede empeorar tu salud auditiva más aún del daño que puedas tener en ese momento.

Un amplificador se le reconoce por el diseño, a pesar de que últimamente estos están en el mercado con apariencia de audífonos. También la publicidad utiliza ciertos términos que pueden llevar a engaño.

Hay que tener siempre en cuenta que los audífonos sólo pueden ser vendidos por audioprotesistas y especialistas en audición y necesitando una programación personalizada por parte de estos especialistas.

Algunas palabras que podrás ver en internet y que identifican claramente lo que es un amplificador en lugar de un audífono son las siguientes: solución auditiva, audífono amplificador de sonido, dispositivo de ayuda auditiva, etc.

Por estas y otras razones no se pueden confundir unas cosas con otras y tener claro que para la compra de un audífono tendrás que dirigirte a un centro especializado, aunque encuentres su web en internet. Esta te derivará al centro con una cita para poder adquirirlo bajo las condiciones normales de cualquier dispositivo médico.

Si encuentras una página desde la que comprar directamente un audífono sin pasar consulta, es que no es un audífono sino un amplificador.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
200 Visitas

Las otalgias

Las otalgias

La otalgia es un dolor de oído que se puede notar en cualquier parte de dicho oído, ya sea en el interno, medio o el externo. No tienen que ver siempre con una infección u otitis sino que puede estar relacionado con otras cosas. Es cierto que, como cualquier molestia que concurra en esa zona, lo mejor es acudir al médico para que nos indique de dónde procede y ponerle remedio.

El síntoma que ya hemos comentado de dolor de oído es el más característico. La intensidad siempre es variable en función de la persona porque puede ser leve o bien muy fuerte. Según el origen también así será la intensidad del dolor.

Las causas de la otalgia pueden ser varias. Desde una simple otitis a un resfriado quema afectado al oído o bien una mala limpieza de oídos con bastoncillo. También la aparición de hongos o de alguna bacteria nos lo puede provocar. Otras causas por las que puede aparecer este dolor de oídos es una tos prolongada, alergias, herpes, roturas timpánicas, que el canal esté taponado, bruxismo, una inflamación de la trompa de Eustaqui, unas paperas o un barotrauma.

En cualquier caso siempre hay que acudir al especialista, que nos dará el tratamiento según el origen del dolor de oído. Antibióticos y cremas antiinflamatorias: sólo serán necesarios en el caso de inflamación del pabellón auricular. Si es el oído medio donde está localizado el problema los analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos ayudan si hay infección.

Si la inflamación está localizada en la zona del conducto auricular, unas gotas antiinflamatorias y el antibiótico serían suficientes. Para las acumulaciones y tapones de cera, una limpieza profesional sería suficiente pero si hay lesión timpánica puede que sea precisa una cirujía.

En cualquier caso, siempre debe ser el especialista el que determine este tratamiento.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
177 Visitas

Tubaritis, ¿qué es?

Tubaritis, ¿qué es?

Es un problema o una disfunción de la Trompa de Eustaquio, concretamente una dolencia. Como ya os hemos explicado en otros post, el oído y las vías respiratorias se unen por este conducto. Concretamente la garganta con el oído medio.

La función que tiene la TE es la de permitir o no permitir el paso de líquidos y/o de aire, con la finalidad de que el oído libere presión cuando lo necesite. Seguro que tenéis presente los casos en los despegues de aviones o en los coches cuando subimos o bajamos una carretera empinada o con una subida continua.

Cuando la TE se inflama, hablamos de tubaritis. Esta tubaritis tiene unos síntomas muy reconocibles, que son:

Taponamiento de uno o de los dos oídos

  • Chasquidos
  • Hipoacusia
  • Acúfenos
  • Pérdida de equilibrio
  • Mareos
  • Presión permanente en el o los oídos

Es conveniente que si notas alguno de estos síntomas acudas al especialista. Hay tratamientos que pueden ayudarte a hacer desaparecer estos síntomas tan molestos. Empezando por los medicamentos, que pueden ser recetados para el tratamiento y alivio de congestión e inflamación. Un drenaje también es otra opción en caso de que haya que reducir la presión, y con ello la inflamación. Finalmente, colocar una esfera en el canal para que no se cierre (balón de Bielefeld) sólo se da para aquellas personas que sufren este problema de forma crónica.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
164 Visitas

¿Cómo mantener un buen nivel auditivo en la tercera edad?

¿Cómo mantener un buen nivel auditivo en la tercera edad?

El origen de la pérdida de audición, en muchos casos, está en la infancia o en la juventud. Aunque se manifiesta en edades superiores a los 50 años.

Diversos estudios han demostrado que la mitad de los casos de pérdida de audición se pueden prevenir tomando las medidas adecuadas durante una buena parte de nuestra vida.

Hay que recordar que el oído es un órgano sensible que hay que cuidar a medida que vamos avanzando por el trayecto de la vida. Por ello existen una serie de hábitos saludables que pueden ayudar y ayudan a que conservemos la audición en unos niveles aceptables hasta edades muy avanzadas.

Siempre hemos dicho que el volumen de la televisión y de los auriculares es esencial para evitar distorsiones acústicas. También la frecuencia de uso, siendo recomendable no utilizar los cascos más de una hora durante el día y a un volumen nunca superior al 60% de su capacidad.

La mejor forma de saber si nos hemos pasado con su uso es el pititdo que se escucha al retirarlos. Este es el punto de control que tienes que tener en cuenta.

la protección de los oídos no sólo tiene que ver con el volumen sino también con el medio en el que se esté. La humedad o el agua pueden resultar un problema si no secamos bien los oídos. Además, la profundidad a la que se nada o la velocidad de inmersión en el agua también es clave para su buen funcionamiento.

La solución para la inmersión y para evitar problemas en aguas contaminadas que provoquen otitis es utilizar tapones que nos ayuden a mantenerlos aislados.

No es recomendable tampoco utilizar los bastoncillos para limpiar los oídos puesto que estos se limpian de forma natural. Lo mejor es dejar que hagan su labor y que en caso de limpiarlos utilicemos agua y jabón. Y, sobre todo, secar bien depués.

Proteger los oídos del fuerte viento también es bueno, como cuando vamos en la parte trasera de un vehículo a gran velocidad y bajamos las ventanillas por ejemplo. Y, junto con esto, las infecciones gripales o los resfriados también pueden provocar una pérdida auditiva en función de la mucosa que tengamos y la salida.

Si nos cuidamos bien, protegemos nuestros oídos de forma permanente y haremos que cuando alcancemos la tercera edad sigan siendo un activo valioso para nosotros.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
164 Visitas

¿Por qué puedo tener sangre en el oído?

¿Por qué puedo tener sangre en el oído?

En primer lugar no siempre hay que alarmarse cuando aparece sangre en los oídos, bien porque esté fresca o bien porque haya restos más secos. No debes asustarte ante un sangrado de oído porque son normales y porque además si no hay ningún golpe no tienes que tener una preocupación inmediata.

Puede producirse por dos causas que no revisten gravedad, como ocurre en la mayoría de los casos. Una es por el mal uso de bastoncillos o gasas para la limpieza de los oídos y otra es por pequeñas alergias que se producen en la piel.

Las heridas en el oído o en el canal es porque algún elemento extraño ha hecho daño en el interior, como hemos dicho antes por el uso incorrecto del bastoncillo en la mayoría de los casos. Lo normal es que sean heridas pequeñas que no son nada grave como las que puedes tener en otras partes del cuerpo.

Por otro lado, las afecciones de piel pueden también ser un problema si se producen en el conducto auditivo. Las alergias o las dermatitis también pueden hacer daño a la piel de la zona del oído hasta el punto de producir erosiones con un leve sangrado.

Las causas algo más graves, que no mortales, por este sangrado pueden ser o bien una otitis en la que se inflaman los oídos como consecuencia de un proceso infeccioso o bien por una rotura timpánica si es algo parcial. Tanto una como otra tiene remedio por parte del profesional auditivo con antibiótico y analgésico local.

Las heridas en el oído deben cuidarse con mucho más mimo por lo delicado de la zona. El oído no se debe mojar en ningún caso por eso conviene protegerlo con unos tapones muy muy suaves que nos recomiende el especialista.

En el caso de la rotura timpánica hay que acudir lo antes posible para que el tratamiento sea efectivo desde el principio y no tengamos más problemas de los debidos.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
251 Visitas

¿Es algo habitual la presbiacusia?

¿Es algo habitual la presbiacusia?

Sí. De esta forma tan contundente tenemos que contestar a la pregunta del título del post del blog de hoy. La pérdida auditiva asociada a la edad es quizá la pérdida de audición más común de todas las que se producen en las personas. Y dependiendo de diferentes factores a algunas personas les llega más pronto y a otras, más tarde.

Cuando a partir de los 55 años las personas dejan de escuchar u oir con la claridad con lo que lo hacían antes, dejan de entender correctamente lo que dicen en conversaciones normales y notan los primeros efectos leves de hipoacusia, es inevitable que en el plazo de tiempo más corto esto tenga repercusión sobre el estilo de vida de las personas que lo sufren.

La presbiacusia se produce en distintas fases o momentos en el que primero lo que ocurre es que se tiene dificultad para entender bien el habla de las personas. Si esto se mantiene en el tiempo de forma continuada provoca un agotamiento mental a la persona por el esfuerzo en una escucha activa para lograr entender la conversación.

Después de esto, y teniendo en cuenta el progresivo deterioro auditivo, además de forzar la escucha la lectura de labios entra en juego en una segunda fase. Si sumamos estos dos grande esfuerzos al final el cansancio mental hace mella y comienza la denominada fase de aislamiento. En este aislamiento se muestra cierta desgana y apatía por comunicarse, cambiando incluso la conducta de las personas haciendo que la actividad social disminuya.

La sensación de irritabilidad, frustración e impotencia suele estar presente en estos momentos con un descenso notable en la autoestima y en algunos casos desembocando en procesos depresivos. Al estar desconectado del mundo dejan de trabajar algunas partes de su cerebro, apareciendo el deterioro cognitivo.

El proceso de presbiacusia puede iniciarse desde los 50 años y suele ser más activo en los hombres que en las mujeres. Normalmente a partir de los 60 la audición que se suele perder con la presbiacusia es de un decibelio por año de forma aproximada.

Identificar pronto este proceso es clave para reducir todos estos problemas, y utilizar un audífono puede eliminar barreras importantes haciendo que este problema no tenga tanta mella en las personas.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
222 Visitas

¿Qué es la pérdida de audición oculta?

¿Qué es la pérdida de audición oculta?

Hay ocasiones en las que a algunas personas, aunque oigan y escuchen correctamente todo lo que ocurre en situaciones de silencio o sin ruido ambiental, les resulta muy complicado entender algunas conversaciones que se producen en ambientes más ruidosos.

Este hecho es una pérdida auditiva que se conoce como 'oculta' y que puede falsear el resultado de una audiometría puesto que los resultados determinan que la audición es normal. La pérdida de audición 'oculta' viene dada por un problema entre las conexiones de las fibras nerviosas auditivas y las células ciliadas. El daño provocado tiene como consecuencia que en ambientes ruidosos esta persona tenga problemas reales para oir al interlocutor y entender la conversación.

Los audiogramas, una prueba que mide la audición útil y el grado de pérdida auditiva en función de los umbrales de audición, no sirven para detectar correctamente esta pérdida auditiva. Los resultados suelen arrojar datos normales y son una fuente de confusión.

Cuando ocurría esto, se pensaba que los problemas de audición podían deberse a factores no audiológicos y sí psicológicos. Ahora hay más herramientas que permiten poder detectar este problema y, sobre todo, más experiencia.

Recientemente se ha evidenciado que la pérdida de audición oculta es un problema entre la relación de las células internas de la cólera y el nervio auditivo. La exposición a ruidos muy elevados de forma continuada es la causa más probable para encontrar el porqué se produce.

El objetivo actualmente es crear evaluaciones relacionadas con a percepción del habla en ruido que permita analizar este problema de audición, algo más específico que las pruebas tradicionales. Todo ello con el fin de detectar de forma precisa y con tiempo este problema para solucionarlo de forma eficiente.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
1584 Visitas

Algunas verdades y mentiras sobre la audición

Algunas verdades y mentiras sobre la audición

Si hace un tiempo explicábamos algunos mitos que no se ajustaban a la realidad sobre los audífonos, existen otros relacionados con la discapacidad o pérdida auditiva que conviene conocer con el fin de que no confunda a la población.

Y es que afirmar, por ejemplo, que los problemas de oídos son hereditarios es una de esas cosas que conviene desmentir puesto que no todos los casos obedecen a problemas hereditarios. No siempre desarrollar un problema auditivo tiene que ver con la carga genética. La hipoacusia o la otosclerosis sí pueden ser un motivo genético pero un trauma acústico, la presbiacusia o la otitis son causas de pérdida de audición de origen no genético (y temporal, como en el caso de las otitis)

Otro de los mitos, que también supone algún que otro chascarrillo, es el que dice que las personas con orejas grandes escuchan mejor. El tamaño de las orejas no influye para nada en la audición, ya que el pabellón auricular lo que hace es captar las ondas sonoras y redirigirlas al oído interno.El proceso de audición tiene que ver con el oído, no con las orejas.

Tener discapacidad auditiva permite tener más agudos otros sentidos. Este es un mito que además es real. La neuroplasticidad permite que el cerebro potencie otros sentidos ante la pérdida auditiva. El olfato y la vista son dos de los principales beneficiados de esta neuroplasticidad.

Por último, conviene recordar que no es lo mismo oir que escuchar y que una persona puede escuchar bien pero no tener una correcta audición. Para ello las revisiones son esenciales y al menos una vez al año son necesarias para evaluar el estado de nuestra audición.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
371 Visitas

El nacimiento, la importancia del diagnóstico precoz

El nacimiento, la importancia del diagnóstico precoz

Hoy vamos a tratar un tema importante porque se trata del momento del nacimiento, en el que algunos de los problemas auditivos infantiles se presentan justo en este momento. Casi ocho de cada diez problemas auditivos en niños se presentan en el momento del parto.

Hoy en día el 9% de los niños entre 0 y 8 años presentan algún tipo de problema relacionado con la audición. Es en el parto cuando la mayoría de ellos se hacen presentes, aunque por supuesto también existe el factor hereditario, concretamente en las complicaciones que puedan surgir en el embarazo.

En este sentido ingerir medicación ototóxica durante la gestación puede ser uno de los factores que provoquen en el niño la pérdida de audición. Para ello consulta a tu ginecólogo qué medicamentos son considerados como tal para evitar que te los receten y tengas sustitutivos que cumplan con la misma función. La toxoplasmosis también es un factor de riesgo para la pérdida de audición en los bebés, así que también debes tener un control sobre ello.

Cuando hablamos del momento del parto en sí, el sufrimiento fetal o un parto prematuro son dos condicionantes para que se realicen las pruebas auditivas al recién nacido y se tenga un control en los primeros meses de vida.

En el momento que pasan de bebés a niños, hay que tener cuidado con los tratamientos de otitis, sarampión o paperas ya que estas enfermedades pueden afectar a la audición. También, cómo no, se debe controlar la medicación que se le da al niño en estos procesos por si alguno de los medicamentos fuera ototóxico.

Aquí entra en juego la importancia del diagnóstico precoz, y las pruebas del cribado auditivo a recién nacidos son imprescindibles además de rápidas en cuanto a resultados. Es una prueba sencilla y nada molesta para el bebé. Otras pruebas que deben hacerse son las otoemisiones acústicas, para comprobar la reacción a estímulos auditivos.

Diagnosticar la hipoacusia de forma precoz e iniciar los tratamientos en los primeros meses de vida son claves para el desarrollo futuro del bebé, del niño y evitar así problemas de alteración en el lenguaje. Siempre que haya nacimientos de riesgo y rasgos hereditarios deben hacerse estas pruebas buscando el diagnóstico precoz. Es fundamental para una rehabilitación efectiva en tiempo y forma.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
553 Visitas

Cinco tips para comprar un audífono

Cinco tips para comprar un audífono

Antes de comprar un audífono existen una serie de requisitos médicos importantes que deben cumplirse y por ello los consejos de los especialistas tienen que servir para que las personas con pérdida auditiva estén mejor guiadas para la compra de una prótesis auditiva que será de por vida.

Por ello la Plataforma Audiológica GEA a través de su amplia experiencia en audífonos quiere ayudar con cinco tips que ayudarán a todos aquellos que necesiten un dispositivo de estas características.

En primer lugar hay que acudir al especialista en audición para que determine el grado de pérdida auditiva y si es necesario el uso de audífonos. Una correcta evaluación llevada a cabo por el profesional servirá al audioprotesista para confirgurar correctamente nuestro dispositivo según nuestras necesidades auditivas.

En segundo lugar, y una vez que tenemos diagnóstico, debemos huir de la compra de audífonos por internet. Ni están ajustados a las necesidades de nuestra audición y sólo sirven como amplificadores de sonido. No debemos dejarnos engañar por el precio puesto que son baratos porque no se trata de audífonos protésicos ni diseñados por especialistas. Pero, sobre todo, no se ajustan a nuestras necesidades.

Como tercer consejo tenemos que tener claro el tipo de audífono que deseamos. Si es audífono RIC o BTE, por ejemplo. Si lo queremos directamente en el canal auditivo o por el contrario lo queremos detrás de la oreja. Esta decisión tiene que ver con la comodidad y también con la seguridad de quien va a llevar el dispositivo. Trata con el audioprotesista este tema y decide lo que será más cómodo para ti.

La Plataforma Audiológica GEA destaca también como cuarto consejo la necesidad de adaptar las características del audífono no sólo a los problemas de audición sino también a nuestro estilo de vida. Si trabajas en una oficina, si lo quieres con conectividad bluetooth porque te resulta de mayor ayuda para conectarte a otros dispositivos, etc. Ten en cuenta que dependiendo del tipo de vida que lleves quizá necesites alguna característica que lleve incorporada un audífono de nueva generación.

Finalmente, en quinto lugar, asesórate sobre el uso de las pilas y empápate bien del funcionamiento de este nuevo dispositivo. Por error algunas veces pensamos que el audífono no funciona correctamente y es que estaba en modo mute o bien al principio no tenemos dominado el tiempo de uso. Llevar encima siempre un recambio de pilas se antoja algo necesario y el teléfono del audioprotesista, también. Nunca se sabe cuándo necesitaremos corregir algún aspecto del nuevo dispositivo.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
540 Visitas

Deportes que pueden provocar pérdidas de audición

Deportes que pueden provocar pérdidas de audición

Esta semana hemos estado tratando en nuestras redes el tema de los deportes que pueden provocar pérdida de audición. No es que si se practican vayamos a perderla, pero la frecuencia con que se practiquen y además a un alto nivel puede tener consecuencias si no se toman las medidas preventivas oportunas. En alguno de ellos, además, aunque existan estas medidas no garantizan que esto no ocurra.

Vamos por el primer bloque de deportes de riesgo para la audición, y son los que tienen que ver con el contacto físico. El boxeo, el karate, artes marciales... cualquiera de ellos entraña un riesgo si además se practica sin protecciones. Un mal golpe en el oído o en la cabeza puede provocar una pérdida de audición de distinto tipo. Bien temporal si no hay lesiones internas o bien de carácter permanente si éstas se producen. Hay que proteger la cabeza, pero como bien sabemos alguno de estos deportes se practican sin medidas de prevención.

Otros de los deportes que también tienen riesgo para la salud auditiva son aquellos que se realizan en el agua. Si las otitis o barotraumatismos se producen cuando se practican de forma ocasional, los deportistas que los realizan a diario tienen un riesgo mucho mayor si no se toman medidas. El waterpolo, la natación, natación sincronizada o el buceo son algunos de ellos. Aunque existen tapones que se encargan de proteger los oídos en el agua para evitar posibles problemas, una inmersión muy continuada y repetitiva a elevada profundidad sigue siendo un riesgo. El Waterpolo tiene unas protecciones que ayudan para proteger los oídos del agua, pero en otros deportes no ocurre así.

Por último, el tercer bloque de deportes de riesgo, tiene que ver con los deportes de motor. El ruido de motor suele ser muy elevado y en deportes de vehículos con alta cilindrada mucho más. Es por ello que los pilotos de motos y automóviles llevan tapones de silicona para evitar los problemas de ruidos muy por encima de lo permitido. La fórmula uno también. Pero si se practican de forma amateur sin protección podemos tener a la larga problemas de pérdida de audición. Por eso siempre la recomendación es usar tapones en todo momento.

Este es un breve resumen de los tres bloques de deportes que se consideran los más peligrosos para la audición. Existen otros con menor riesgo pero siempre debemos tener en cuenta el tomar las medidas oportunas para evitar problemas. Contra mayor frecuencia de repetición de estos ejercicios deportivos, mayor prevención se necesita y mayores controles de audición se requieren.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
520 Visitas

Audífonos de segunda mano: una mala decisión

Audífonos de segunda mano: una mala decisión

Cuando hablamos de productos de segunda mano, nunca debemos pensar en que los productos para el cuidado personal o sanitarios son una opción. Prestar o pujar por férulas de descarga, por un cepillo eléctrico o unas gafas ya graduadas es algo que seguramente nunca se nos ocurriría.

Con los audífono, entonces, menos todavía. Tiene un regulación por distintas autoridades para que las personas con déficit auditivo puedan escuchar con total tranquilidad. Tienes que tener en cuenta que, además del tema de la higiene, los audífonos no pueden ayudar a dos personas distintas puesto que están programados y diseñados de forma exclusiva.

Cada uno de los pacientes que utilizan este dispositivo tiene una alteración distinta y por tanto no puede ser reutilizado por otra persona. Los protocolos de higiene, cuidado y mantenimiento los hacen especiales y por ello pasan distintas revisiones con el fin de que el paciente recupere la audición de forma efectiva.

El audioprotesista es la persona encargada de estudiar los casos de pérdida de audición de cada uno y así valorar el tipo de audífono que requiere de forma individualizada la persona. Y, además, la adaptación del audífono debe hacerla el mismo audioprotesista en función de las necesidades auditivas de cada paciente.

En definitiva, igual que tampoco se deben comprar audífonos por internet ya que prácticamente todos son amplificadores, no se debe reutilizar un audífono que pertenece a otra persona. Por higiene, por seguridad y porque pueden estropear los avances en materia de audición de cada uno.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
1041 Visitas

Cosas que desconoces del audífono

Cosas que desconoces del audífono

Aunque es conocido que el audífono es un dispositivo que pretende mejorar la capacidad auditiva de las personas es cierto que existen algunos datos y curiosidades que no son del todo conocidas. El audífono se desarrolló como un método eficaz para que la salud auditiva fuese recuperada de una forma relativamente sencilla.

Seguro que poco conoces sobre la historia del audífono. Aunque ya hicimos un post sobre ello hace tiempo, conviene recordar que los primeros datan de finales del siglo XIX. Eran unos aparatos grandes y poco ergonómicos que cumplían con la función de amplificar el sonido. A través de una evolución lógica, los tamaños y funcionalidades se fueron adaptando hasta lo que son hoy: digitales y con un tamaño muy pequeño que hacen pasar inadvertidos o los hechos a medida con conexiones bluetooth y otros avances tecnológicos.

Pero algo que también desconoces es que los audífonos de colores y personalizados también existen. Especialmente para niños, pero también para adultos, la personalización de dispositivos es una forma de colaborar en la aceptación del uso del audífono como algo inherente a la vida de las personas. Sirve como una manera de ayudar en el proceso de adaptación de la persona que antes oía por sí misma y que ahora necesita un dispositivo externo.

Limpiar el audífono antes sólo se hacía en los centros auditivos pero desde hace mucho tiempo ya se puede realizar desde casa. Basta con un kit de limpieza que contenga un paño, un cepillo y un spray limpiador específico para que de forma sencilla se lleve a cabo esta labor. Normalmente se limpia el micrófono y el auricular, aunque cada vez se limpian más a fondo en el hogar.

Una de las confusiones más grandes que existen entre los hispano parlantes es que en latinoamérica y en España la palabra audífono no significan lo mismo. Mientras que en España esta palabra define el aparato encargado de mejorar la audición y la capacidad auditiva de las personas, en latinoamérica (de forma general) esta palabra define los auriculares o cascos que utilizamos para escuchar música o videojuegos.

Como ves hay un mundo de curiosidades alrededor del audífono, y en la Plataforma Audiológica GEA queremos que tengas claro que somos especialistas en ayudarte con ellos.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
654 Visitas

¿Qué es un medicamento ototóxico?

¿Qué es un medicamento ototóxico?

Un medicamento ototóxico es aquel que en su composición contiene uno o varios compuestos que son perjudiciales para el oído, pudiendo tener efectos nocivos sobre distintas partes del sistema auditivo.

Normalmente los daños suelen producirse en la estructura vestibular y en la estructura coclear. Los primeros medicamentos considerados como ototóxicos datan de la década de los años 40, en los que cierta medicación desarrollada para el tratamiento para la tuberculosis provocaron lesiones auditivas en los pacientes que fueron tratados.

La ototoxicidad no funciona igual en los medicamentos que se consideran así. Hay medicamentos que reaccionan de forma reversible (se puede tratar) y otros que reaccionan de forma permanente cuyos efectos no se pueden eliminar. También depende de las cantidades suministradas y de la duración del tratamiento.

¿Cuáles son los medicamentos ototóxicos más reconocidos?

En dosis altas, el ácido acetil salicílico puede tener estos efectos. Como sabemos, se emplea como analgésico y antiinflamatorio. Sus efectos serían reversibles, pudiendo provocar cierta pérdida auditiva y/o tinnitus.

Otro de los medicamentos reconocidos como ototóxicos es la quinina, que normalmente suele llegar de importación ya que no se utiliza en España de forma regular. Con él se trata la malaria y sus efectos pueden ser permanentes con un uso prolongado y dosis muy elevadas.

Los antibióticos aminoglucósidos son también perjudiciales. Dentro de ellos especialmente la amicacina, que tiene el tinnitus y la sordera como principales efectos de la ototoxicidad. Las dosis deben ser muy controladas y no dejar de lado el tratamiento en los términos recomendados.

Finalmente el Taxol es un fármaco que tiene un origen vegetal. No tiene una relación directa entre las dosis y el grado de pérdida pero sí es cierto que diversos estudios han demostrado que puede reducir significativamente los niveles de audición. Sobre todo trata personas con cáncer de pulmón, ovario, mama y tipos distintos de sarcomas.

Esperamos que con esta información puedas conocer algo más sobre los medicamentos ototóxicos. Antes de comenzar un tratamiento pregunta por ello a tu médico, con el fin de adaptar las dosis y el tratamiento.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
621 Visitas