Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


¿Cómo me afecta la contaminación acústica?

La contaminación acústica provoca problemas de salud y en cantidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).Es lo que conocemos como ruido en el ambiente, en la calle, en el trabajo, el ruido en nuestro entorno más cercano. Si supera los 65 db ya se considera ruido y es habitual que una buena parte de la población se exponga a diario a estos niveles de ruido. 

 

Existe una importante relación entre la contaminación acústica y las enfermedades derivadas de ella. Aunque afecta a la salud auditiva también puede afectar a otros sistemas del organismo.

 

La contaminación acústica forma parte del día a día de muchas personas, sobre todo en las ciudades. El tráfico de todo tipo de vehículos a motor y las obras exponen a los ciudadanos a altos niveles de ruido en la calle. También hay contaminación acústica en lugares de ocio como bares y discotecas o en eventos como conciertos y competiciones deportivas. Además, los altos niveles de ruido se experimentan también en diferentes lugares de trabajo.

 

No solo afecta el nivel de ruido soportado sino también el tiempo que se está expuesto a ese ruido. Estos dos factores incrementan los problemas de salud que puede provocar la contaminación acústica. 

 

¿De qué forma afecta a la salud auditiva?  De varias formas por la exposición a altos niveles de ruido. Puede provocar:

 

  1. Hipoacusia: es la pérdida parcial o total de la capacidad auditiva. Se establecen diferentes niveles de hipoacusia en función de los sonidos que sea capaz de escuchar el paciente. La pérdida total de la audición se denomina anacusia.
  2. Tinnitus: es cuando una persona escucha un pitido que no proviene de ninguna fuente externa de sonido, sino que se genera en su cerebro.
  3. Pérdida auditiva temporal: otra consecuencia de la contaminación acústica es que se pierda durante un tiempo parte de la capacidad auditiva. Posteriormente se recupera la capacidad auditiva total.

 

Exponerse a altos niveles de ruido aumenta el riesgo de padecer cualquiera de estas enfermedades auditivas. Pero la contaminación acústica también puede provocar otras enfermedades que no están directamente relacionadas con la salud auditiva. Es el caso de trastornos psicológicos, problemas cardiovasculares, dolor de cabeza y dificultades para concentrarse o conciliar el sueño.

 

La contaminación acústica forma parte del día a día de las ciudades. Por ello, se debe tratar de evitar exponerse a altos niveles de ruido durante mucho tiempo para prevenir el desarrollo de enfermedades auditivas.

Valora este artículo del blog:
Financiación en la Guía del Audífono
Cuidar la salud auditiva es cuidar la salud mental

Artículos relacionados




GEA Audiológia
07 Enero 2022
Blog
Valora este artículo del blog:
GEA Audiológia
30 Diciembre 2021
Blog
Valora este artículo del blog:
GEA Audiológia
23 Diciembre 2021
Blog
Valora este artículo del blog: