Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


¿Cómo me afecta la contaminación acústica?

¿Cómo me afecta la contaminación acústica?

La contaminación acústica provoca problemas de salud y en cantidad, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).Es lo que conocemos como ruido en el ambiente, en la calle, en el trabajo, el ruido en nuestro entorno más cercano. Si supera los 65 db ya se considera ruido y es habitual que una buena parte de la población se exponga a diario a estos niveles de ruido. 

 

Existe una importante relación entre la contaminación acústica y las enfermedades derivadas de ella. Aunque afecta a la salud auditiva también puede afectar a otros sistemas del organismo.

 

La contaminación acústica forma parte del día a día de muchas personas, sobre todo en las ciudades. El tráfico de todo tipo de vehículos a motor y las obras exponen a los ciudadanos a altos niveles de ruido en la calle. También hay contaminación acústica en lugares de ocio como bares y discotecas o en eventos como conciertos y competiciones deportivas. Además, los altos niveles de ruido se experimentan también en diferentes lugares de trabajo.

 

No solo afecta el nivel de ruido soportado sino también el tiempo que se está expuesto a ese ruido. Estos dos factores incrementan los problemas de salud que puede provocar la contaminación acústica. 

 

¿De qué forma afecta a la salud auditiva?  De varias formas por la exposición a altos niveles de ruido. Puede provocar:

 

  1. Hipoacusia: es la pérdida parcial o total de la capacidad auditiva. Se establecen diferentes niveles de hipoacusia en función de los sonidos que sea capaz de escuchar el paciente. La pérdida total de la audición se denomina anacusia.
  2. Tinnitus: es cuando una persona escucha un pitido que no proviene de ninguna fuente externa de sonido, sino que se genera en su cerebro.
  3. Pérdida auditiva temporal: otra consecuencia de la contaminación acústica es que se pierda durante un tiempo parte de la capacidad auditiva. Posteriormente se recupera la capacidad auditiva total.

 

Exponerse a altos niveles de ruido aumenta el riesgo de padecer cualquiera de estas enfermedades auditivas. Pero la contaminación acústica también puede provocar otras enfermedades que no están directamente relacionadas con la salud auditiva. Es el caso de trastornos psicológicos, problemas cardiovasculares, dolor de cabeza y dificultades para concentrarse o conciliar el sueño.

 

La contaminación acústica forma parte del día a día de las ciudades. Por ello, se debe tratar de evitar exponerse a altos niveles de ruido durante mucho tiempo para prevenir el desarrollo de enfermedades auditivas.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
461 Visitas

Audición en el puesto de trabajo

Audición en el puesto de trabajo

Preservar la salud auditiva en el puesto de trabajo es uno de los retos a los que se enfrentan los departamentos de prevención de todas las empresas. Vivir expuestos al ruido tiene efectos negativos sobre la audición, pero también sobre la salud mental y física. Un ruido elevado de forma prolongada puede contribuir a que desarrollemos fatiga auditiva.

La fatiga auditiva en el trabajo consiste en una reducción temporal de la capacidad auditiva, de forma general. La reiteración de los episodios de fatiga puede contribuir a que esta pérdida sea permanente. Los acúfenos son una manifestación también de esta fatiga.

Y es que el ruido se acumula, tiene un efecto acumulativo que puede afectar al sistema nervioso además del auditivo.

Si el ruido se produce de forma prolongada en el lugar de trabajo, como en algunos puestos por sus características, puede ser peligroso para el trabajador y su salud auditiva. Existen trabajos como los de carpintería, en aeropuertos a pie de pista, construcción, basureros, etc que son más de riesgo.

El ruido en estos trabajo puede causar no sólo cansancio e irritabilidad sino que también puede alterar el sueño contribuyendo a una reducción en el rendimiento del trabajador y en su calidad. Los accidentes laborales en determinados trabajos tienen en este cansancio una de las principales causas.

Otros trabajos, aparentemente inofensivos para la salud auditiva, también pueden tener ruidos que afecten a la audición por la cantidad de horas a las que se está expuesto. Una oficina muy ruidosa, por ejemplo, puede ser también peligrosa para la salud auditiva. Si además esta oficina no tiene una buena acústica, el daño puede ser peor. Los ruidos del exterior también ayudan en estos casos, las obras en la calle, el tráfico...

Por ello el disconforme auditivo es una de las consecuencias del ruido, aunque no sea un trabajo especialmente peligroso para la audición. Este disconfort no lleva una pérdida auditiva asociada pero es una sensación molesta que afecta en la jornada de trabajo. Falta de concentración ,dolores de cabeza, etc. Un ejemplo puede ser, por ejemplo, una centralita de tele marketing.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
817 Visitas

El ruido en la vuelta al colegio

El ruido en la vuelta al colegio

Tras una época en la que los más pequeños están sometidos a un nivel de exposición a decibelios mayor como es el verano, los niños pasan más tiempo frente a la televisión o escuchando música, este mes de Septiembre es en el que retoman hábitos escolares y en el que además hay que prestar una especial atención al sistema auditivo.

Está demostrado que una buena audición facilita el aprendizaje y que el ruido es un elemento del que hay que huir en busca del mejor rendimiento académico.

Y es que los niños expuestos a ambientes de mucho ruido presentan menor desarrollo cognitivo y tienen una mayor dificultad para leer. Junto a esto, además, desarrollan una comprensión lectora peor que otros niños en ambientes menos ruidosos.

Los ruidos que los niños soportan en casa que vienen del exterior como el del tráfico, las obras y actividades industriales se juntan con los del interior del domicilio como el volumen de la tele, el ruido de los electrodomésticos, la actividad en casa o el de la vecindad.

Para que el escolar obtenga un buen rendimiento es clave que su lugar de estudio sea un sitio no sólo con buena iluminación y ventilación sino que tenga el menos número de decibelios posible.

El colegio en sí es ruidoso, ya no sólo por todo lo que se genera en el interior sino también porque si está ubicado en entornos urbanos el tráfico también actúa. Hay estudios que relacionan niños que asisten a colegios muy ruidosos con cambios en la personalidad, mostrándose más agresivos o fatigados.

Reducir el volumen de ruidos en casa en estos momentos en los que empieza el colegio puede ser una buena manera de comenzar con una rutina de salud auditiva correcta. ¡Y no olvidemos las revisiones!

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
945 Visitas

Efectos positivos para el oído del confinamiento

Efectos positivos para el oído del confinamiento

Este confinamiento por el covid ha tenido algunas connotaciones positivas para la audición. La reducción de la actividad no sólo ha incidido en la salud acústica del trabajador en entornos ruidosos sino también en la del resto de personas.

Las ciudades han sufrido una notable disminución del tráfico por lo que si tenemos en cuenta que los motores de coches y motos suponen el 80% de la contaminación acústica esto redunda en el ruido y, por tanto, en la audición. La producción en la industria también se ha detenido, eso implica que el ruido que generan estas actividades se ha silenciado. El ruido de nuestras industrias acapara prácticamente el 10% del total de la contaminación acústica.

Otra de las actividades que han reducido al mínimo su actividad son las recreativas y de ocio. Aunque suponen un porcentaje pequeño del total de contaminación acústica esto ha ayudado también a que el ambiente de ruido sea mucho menor.

Hay que recordar que una de las primeras consecuencias de la contaminación acústica por ruido es la pérdida auditiva. Exponerse al ruido tiene un componente acumulativo, donde el tráfico, el ruido de los bares, el volumen alto de los auriculares...todo se acumula provocando esa pérdida de audición.

El ruido, además de a la audición, afecta a nuestro sistema nervioso con el estrés y haciéndonos más irascibles e irritables.

Es por esto que podemos afirmar que uno de los efectos 'positivos' de este confinamiento es que ha servido para que nuestros oídos tomen un respiro y eviten los problemas derivados del ruido.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
997 Visitas



GEA Audiológia
25 Marzo 2022
Blog
Valora este artículo del blog:
GEA Audiológia
11 Marzo 2022
Blog
Valora este artículo del blog:
GEA Audiológia
04 Marzo 2022
Blog
Valora este artículo del blog: