Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


¿Es algo habitual la presbiacusia?

¿Es algo habitual la presbiacusia?

Sí. De esta forma tan contundente tenemos que contestar a la pregunta del título del post del blog de hoy. La pérdida auditiva asociada a la edad es quizá la pérdida de audición más común de todas las que se producen en las personas. Y dependiendo de diferentes factores a algunas personas les llega más pronto y a otras, más tarde.

Cuando a partir de los 55 años las personas dejan de escuchar u oir con la claridad con lo que lo hacían antes, dejan de entender correctamente lo que dicen en conversaciones normales y notan los primeros efectos leves de hipoacusia, es inevitable que en el plazo de tiempo más corto esto tenga repercusión sobre el estilo de vida de las personas que lo sufren.

La presbiacusia se produce en distintas fases o momentos en el que primero lo que ocurre es que se tiene dificultad para entender bien el habla de las personas. Si esto se mantiene en el tiempo de forma continuada provoca un agotamiento mental a la persona por el esfuerzo en una escucha activa para lograr entender la conversación.

Después de esto, y teniendo en cuenta el progresivo deterioro auditivo, además de forzar la escucha la lectura de labios entra en juego en una segunda fase. Si sumamos estos dos grande esfuerzos al final el cansancio mental hace mella y comienza la denominada fase de aislamiento. En este aislamiento se muestra cierta desgana y apatía por comunicarse, cambiando incluso la conducta de las personas haciendo que la actividad social disminuya.

La sensación de irritabilidad, frustración e impotencia suele estar presente en estos momentos con un descenso notable en la autoestima y en algunos casos desembocando en procesos depresivos. Al estar desconectado del mundo dejan de trabajar algunas partes de su cerebro, apareciendo el deterioro cognitivo.

El proceso de presbiacusia puede iniciarse desde los 50 años y suele ser más activo en los hombres que en las mujeres. Normalmente a partir de los 60 la audición que se suele perder con la presbiacusia es de un decibelio por año de forma aproximada.

Identificar pronto este proceso es clave para reducir todos estos problemas, y utilizar un audífono puede eliminar barreras importantes haciendo que este problema no tenga tanta mella en las personas.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
270 Visitas

Medicamentos ototóxicos

Medicamentos ototóxicos

Hoy es el Día Europeo del Uso Prudente de Antibióticos, se realiza todos los años con la finalidad de concienciar a las personas y poner de relieve el uso excesivo que se realiza en ocasiones de los medicamentos.

Algunos de estos medicamentos tomados en exceso, además de hacer más resistentes los microorganismos, tienen también su impacto en la audición. Estos medicamentos causan, en ocasiones, daño permanente a la audición y entre ellos destacan algunos aminoglucósidos como la gentamicina, estreptomicina y neomicina que se utilizan para tratar la septicemia y la tuberculosis. Se calcula que al menos 4 de cada diez pacientes suministrados con estos antibióticos pueden desarrollar pérdida auditiva, según estudios de universidades americanas.

Los fármacos que se usan en la quimioterapia como la ciclofosfamida, el cisplatino, la bleomicina o el carboplatino también se consideran ototóxicos. Y algunos de los que se utilizan como diuréticos, caso de la furosemida pueden causar sordera porque afecten al nervio auditivo.

Tomar Paracetamol en exceso puede ser perjudicial y dañar la audición en base a ciertos estudios que determinaban ingestas de este medicamento de forma recurrente al menos durante cinco años. En personas con menos de 50 años si se toma con regularidad puede suponer el doble de posibilidades de desarrollar problemas de audición.

Algo similar ocurre con el ibuprofeno, ahora denostado por la pandemia. El riesgo de problemas de audición en tomas recurrentes de personas menores de 50 años el riesgo se incrementa en más de un 60%. También la aspirina, al igual que el ibuprofeno, pueden causar acúfenos.

Es esencial revisiones periódicas a partir de los 50 años con el fin de detectar la pérdida de audición.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
343 Visitas

Cuatro de cada diez personas de la tercera edad tiene problemas de audición

Cuatro de cada diez personas de la tercera edad tiene problemas de audición

Cuatro de cada diez personas mayores de 65 años tienen problemas de audición de diversa índole.

Los dos principales problemas por los que se pierde audición a partir de los 65 años son la presbiacusia y la hipoacusia, que suponen el 62% de los casos pérdida de audición más repetidos.

La hipoacusia es el déficit funcional que ocurre cuando un sujeto pierde capacidad auditiva en mayor o menor grado. La hipoacusia puede  ser de tipo conductivo, que es cuando las ondas sonoras no pasan al oído interno por algún motivo, de tipo neurosensorial, cuando afecta al nervio auditivo o las células ciliadas del oído interno o bien ser una combinación de ambos tipos que es lo que se denomina una pérdida de audición mixta.

Un tipo de hipoacusia es la presbiacusia o pérdida de la audición asociada al envejecimiento. Esta misma se empieza a producir a los 50 años, entrando en una fase más avanzada entre los 65 y 75 años.

Algunos de los síntomas que delatan esta pérdida de audición es la dificultad para poder seguir y entender conversaciones, la dificultad también que existe a la hora de escuchar timbres o llamadas y tener que subir el volumen de la televisión de forma reiterada porque no se escucha correctamente.

En España 450.000 personas utilizan audífonos para paliar este tipo de deficiencias auditivas. De todos ellos, el 75% sirven para corregir problemas de presbiacusia y un 25% problemas de hipoacusia.

Madrid, Barcelona y Andalucía acaparan la mayoría de los casos de hipoacusia a nivel nacional y por ello son las comunidades que más audífonos venden.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
437 Visitas

El nacimiento, la importancia del diagnóstico precoz

El nacimiento, la importancia del diagnóstico precoz

Hoy vamos a tratar un tema importante porque se trata del momento del nacimiento, en el que algunos de los problemas auditivos infantiles se presentan justo en este momento. Casi ocho de cada diez problemas auditivos en niños se presentan en el momento del parto.

Hoy en día el 9% de los niños entre 0 y 8 años presentan algún tipo de problema relacionado con la audición. Es en el parto cuando la mayoría de ellos se hacen presentes, aunque por supuesto también existe el factor hereditario, concretamente en las complicaciones que puedan surgir en el embarazo.

En este sentido ingerir medicación ototóxica durante la gestación puede ser uno de los factores que provoquen en el niño la pérdida de audición. Para ello consulta a tu ginecólogo qué medicamentos son considerados como tal para evitar que te los receten y tengas sustitutivos que cumplan con la misma función. La toxoplasmosis también es un factor de riesgo para la pérdida de audición en los bebés, así que también debes tener un control sobre ello.

Cuando hablamos del momento del parto en sí, el sufrimiento fetal o un parto prematuro son dos condicionantes para que se realicen las pruebas auditivas al recién nacido y se tenga un control en los primeros meses de vida.

En el momento que pasan de bebés a niños, hay que tener cuidado con los tratamientos de otitis, sarampión o paperas ya que estas enfermedades pueden afectar a la audición. También, cómo no, se debe controlar la medicación que se le da al niño en estos procesos por si alguno de los medicamentos fuera ototóxico.

Aquí entra en juego la importancia del diagnóstico precoz, y las pruebas del cribado auditivo a recién nacidos son imprescindibles además de rápidas en cuanto a resultados. Es una prueba sencilla y nada molesta para el bebé. Otras pruebas que deben hacerse son las otoemisiones acústicas, para comprobar la reacción a estímulos auditivos.

Diagnosticar la hipoacusia de forma precoz e iniciar los tratamientos en los primeros meses de vida son claves para el desarrollo futuro del bebé, del niño y evitar así problemas de alteración en el lenguaje. Siempre que haya nacimientos de riesgo y rasgos hereditarios deben hacerse estas pruebas buscando el diagnóstico precoz. Es fundamental para una rehabilitación efectiva en tiempo y forma.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
597 Visitas

Los problemas de oído que pueden ser hereditarios

Los problemas de oído que pueden ser hereditarios

Hemos estado posteando toda la semana en nuestras redes sociales sobre algunas de las enfermedades o problemas auditivos que tienen o pueden tener un origen genético. En este post pretendemos resumir de forma breve y concisa algunas de ellas y tratar de explicar su origen.

Y es que la herencia genética es una parte fundamental e importantísima para la salud, también para la salud auditiva. No todos los problemas que ocurren relacionados con la audición son genéticos, ni todos los que tienen un origen genético lo son al 100%.

La pérdida auditiva la diagnostica el especialista y hasta hace poco tiempo sólo mediante una audiometría eran capaces de conocer la causa de dicha pérdida. Con la evolución en ciencia y tecnología, actualmente se puede con un análisis de sangre detectar o predecir si una persona va a desarrollar la hipoacusia. Este análisis genético tiene la finalidad de descubrir si la pérdida de audición tiene un origen hereditario.

Un ejemplo de ella es la otosclerosis, que no es más que un crecimiento anormal de un hueso del oído denominado estribo. Este crecimiento anormal genera una pérdida de audición, como consecuencia de una notable dificultad de transmisión de ondas sonoras. Con una cirugía puede solucionarse pero también el uso del audífono es otra de las soluciones a este problema.

La hipoacusia, que es la falta de audición puede ser hereditaria cuando se establece desde el nacimiento del ser humano. Puede ser de dos tipos: conductiva y neurosensorial y tienden a aparecer con la edad pero también desde el propio nacimiento. Hay dos tipos de hipoacusia hereditaria:

- Sindrómica, cuando la pérdida se produce por una malformación del oído externo u otros órganos.

- No sindrómica, que es cuando las malformaciones pueden producirse en el oído interno o medio. Suele ser de las dos la más frecuente.

Finalmente, terminamos con un dato: casi ocho de cada diez casos que se diagnostican de hipoacusia tienen origen genético.

El último ejemplo de problema de oído que puede tener carga hereditaria es el síndrome de Usher. Afecta tanto a la audición como a la visión y es poco común. Se nace con pérdida de audición pero la vista se va perdiendo de forma progresiva. Es imprescindible un diagnóstico temprano de esta enfermedad.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
556 Visitas