Plataforma Audiológica GEA | Forjada desde 2012

Blog

Encuentra Áreas CCAA

Mediante la ayuda de Geolocalización


¿Qué factores provocan las otitis en otoño?

¿Qué factores provocan las otitis en otoño?

Se acerca el otoño y con él una de las épocas donde la otitis se convierte en un problema auditivo muy recurrente hasta que lleguen de nuevo las buenas temperaturas.

Los especialistas de la Plataforma Audiológica GEA son especialistas en audición y conocedores de ello  han elaborado una lista con los principales factores que provocan la otitis otoñal y sobre los que se debe poner especial cuidado.

Uno de ellos es la aparición de los resfriados siendo el descenso de las temperaturas la principal causa, convirtiéndolo en el más común para que la otitis haga acto de presencia. El exceso de mucosa acaba en el pabellón auditivo que puede infectarse con facilidad, especialmente en el caso de los niños.

La explicación al porqué la otitis tiene más probabilidades de aparecer en los niños es sencilla: las pequeñas dimensiones de la trompa de Eustaquio en edad infantil hace que le sea más fácil a la mucosa y las bacterias llegar desde la nariz y garganta al oído medio.

Es importante en el caso de los resfriados sonarse correctamente la nariz. Conviene hacerlo por lados de forma alterna para evitar que los mocos suban hasta el oído por presión. Más importante es, como indicamos antes, en niños.

Otra de las causas de aparición de otitis es la mala higiene auditiva en períodos de mayor formación de mucosa. No limpiarse los oídos dejando que el cerumen se acumule puede resultar un foco de infección causado por diferentes bacterias.

Para ello, utilizar soluciones salinas y limpiarse correctamente los oídos tras el baño o la ducha, es esencial. No se debe dejar el oído húmedo con temperaturas ambientales más bajas que en otras época del año.

Para finalizar, el mal uso de los bastoncillos para eliminar el exceso de cerumen o limpiar los oídos trae consecuencias negativas y pueden acelerar la aparición de la otitis. Tal y como informan los responsables la Plataforma Audiológica GEA, utilizar el bastoncillo con demasiada profundidad puede no sólo no ser una ayuda para  retirar correctamente la cera sino compactarla y formar tapones que colaboren con la infección. Además, pueden provocar lesiones en el tímpano.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
59 Visitas

Frío y dolor de oídos

Frío y dolor de oídos

Con la llegada del otoño los primeros fríos hacen acto de presencia. El frío y el dolor de oídos tienen una relación muy estrecha para muchas personas que con el viento otoñal hacen de ello un momento desagradable.

La audición no se ve afectada por este viento y el frío, no sufre alteraciones importantes. Es más, seguro que lo que no sabías es que es al entrar en lugares cerrados y cálidos tras estar en la calle con viento y frío es cuando se pueden provocar las molestias.

El dolor de oídos no es en sí por el frío, aunque tiene que ver. En el momento que llega el frío nuestro cuerpo se protege de forma automática. Con el fin de que el calor no se vaya los vasos sanguíneos que tenemos bajo la piel tienden a contraerse y, por ello, la piel en estos meses de otoño e invierno es más seca porque recibe menos oxígeno y nutrientes.

Los oídos no son ajenos a este hecho. Muchas personas tienen un número de vasos sanguíneos en los oídos mayor que otras, normalmente alrededor de los huesos que conforman el sistema auditivo. Por si no los recordáis: el martillo, yunque y estribo forman este conjunto de huesos y que son los encargados de transmitir las vibraciones que llegan desde el tímpano al oído interno.

Cuando hace frío fuera y estos vasos sanguíneos en la zona de los oídos se contraen deja de circular la sangre como lo hacían antes y por eso no llega al final de los vasos. Esta es una de las causas que pueden provocar el dolor de oídos. El dolor, como hemos comentado antes, es más intenso en aquellas personas que tienen más vasos en esa zona.

La protección de los oídos con bufandas, gorros y orejeras mantiene el calor y evita ese enfriamiento. Si mantenemos los oídos calientes no habrá contracción de vasos sanguíneos y cuando haya un cambio de temperatura porque pasemos al calor notarás menos este hecho.

Valora este artículo del blog:
Continuar leyendo
115 Visitas